Subir

Sillas de oficina y sillones 

Mostrando 1 - 23 de 23
Mostrando 1 - 23 de 23

Las sillas para oficina tienen unas características que las diferencian de las sillas normales que solemos tener en nuestras casas.

En primer lugar las prioridades por las que se guía el diseñador a la hora de crear un nuevo diseño de silla de oficina son completamente diferentes a las que utiliza el diseñador de sillas de cocina o comedor.

En el diseño de sillas de comedor y cocina los factores estéticos predominan sobre factores de comodidad, y de hecho hay sillas de comedor y cocina que son francamente incómodas. Sin embargo, a la hora de diseñar una silla de oficina el objetivo que se persigue es que una persona pueda estar sentada durante muchas horas en esta silla en la posición más adecuada para que ninguno de sus  músculos, de sus huesos o de sus articulaciones sufra ningún daño por el hecho de estar tanto tiempo sentado. Las sillas de oficina suelen también recibir el nombre de sillas ergonómicas precisamente por esta razón.

Sillas de oficina

Sin embargo no todas las personas son iguales, las proporciones de una persona y otra son diferentes. Algunas personas son más altas y otras más bajas, algunas pesan menos y otras pesan más. Algunas se encuentran más cómodas sentándose más cerca del ordenador y otras más lejos. Los fabricantes tienen muy en cuenta esto y por ello diseñan sillas configurables que se pueden, mediante modificaciones en la configuración, ajustar  para que se amolden perfectamente a las dimensiones del cuerpo de cualquier persona.

Pasemos a describir las características de una silla de oficina que las diferencian de las sillas convencionales:

  • La base de la silla no está compuesta generalmente por las típicas cuatro patas sino que la forman una estrella de cinco laterales. Cada uno de los extremos de la estrella tiene una rueda que apoya en el suelo. Con esto las sillas de oficina consiguen una gran estabilidad y además que se puedan desplazar por el suelo muy fácilmente. Esto es interesante porque estas sillas pesan mucho.
  • La altura de la silla casi siempre se puede ajustar mediante un palanquita que acciona el aceite o el gas en un pistón.
  • La inclinación del respaldo también se puede regular normalmente con otra palanca.
  • Suelen tener reposabrazos, aunque esto no ocurre siempre es recomendable porque resulta más cómodo para los brazos, los hombros y el cuello al estar sentados mucho tiempo.