Subir

Buscar por

Fabricante

Cuadros y óleos modernos 

Mostrando 1 - 42 de 42
Mostrando 1 - 42 de 42

Pintores de cuadros modernos que se hayan hecho famosos en vida hay algunos pero no es nada común. La mayoría de los pintores han recibido la fama una vez fallecidos. Por ello, en OcioHogar.com estamos a la búsqueda y captura de jóvenes artistas, pintores y escultores que sean apasionados por su trabajo y su talento quede plasmado en sus creaciones.

Los cuadros modernos se caracterizan por un uso desenfadado de los colores y las técnicas de dibujo. Más si cabe en la combinación de técnicas. Los clásicos solían ser especialistas en pintura al óleo o pintura acrílica y nunca mezclaban ambas técnicas. Los pintores de cuadros modernos en cambio suelen jugar con técnicas diferentes, combinándolas entre sí y transmitiendo de esta forma nuevas sensaciones al observador.

Cuadros modernos

A continuación detallamos algunas de las técnicas de pintura moderna más habituales entre los artistas contemporáneos:

  • Pintura acrílica: Es una pintura con una base en plástico, similar a la que se utiliza para el pintado de paredes en interior. Una de las ventajas que tiene para los pintores de cuadros modernos es que esta pintura seca muy rápido. Sin embargo, es necesario que el artista controle la técnica dado que el color final del cuadro varía bastante una vez que la pintura está seca.
  • Acuarela: Una técnica ya con muchos años que han explotado tanto los pintores modernos como los clásicos. La base sobre la que se diluye el color es simplemente agua. Por eso mismo tarda más tiempo en secarse aunque como gran ventaja el color se mantiene prácticamente igual una vez que ha secado al completo. Es una técnica muy utilizada especialmente por pintores noveles.
  • Pintura al óleo: La técnica más comúnmente usada en la antigüedad. Si pensamos en un cuadro moderno famoso probablemente fue realizado en pintura al óleo. El nombre proviene del hecho de que el colorante de la pintura se diluye en algún tipo de aceite que se usa como base. El resultado es una pintura consistente y, sobre todo, con la que se trabaja muy bien.
  • Collage: En el collage se suele combinar la pintura con el uso de recortes de periódicos y revistas con los que se define o diseña el objetivo final del cuadro. Se consiguen efectos muy impactantes y a pesar de que muchas personas piensan que es fácil hacer un buen collage, realmente es un tipo de arte en el que la creatividad del artista cobra un papel fundamental.
  • Gouache: Una técnica derivada de la acuarela pero a la que se le añaden ciertos pigmentos metálicos (por ejemplo zinc). El efecto que se consigue es que con unas pinceladas muy finas se produce un efecto tridimensional como si el trazo y la cantidad de pintura en cada pincelada fuese mucho mayor.

En cualquier caso la belleza de los cuadros modernos no radica en la técnica utilizada. Las manos del pintor son las que determinan al final la calidad de la obra.